Archivo mensual octubre 2017

Oct
17

Bibliotecas: ¿cómo podemos ayudarlas y cómo nos ayudan?

computer-libraryVivimos en un mundo en el que Internet ofrece a todos el acceso a la información, pero no garantiza que ésta sea exacta, ni siquiera verdadera. Noticias falsas, contenido polarizado o informaciones sin contrastar están a la orden del día y no todo el mundo tiene el criterio, la capacidad o el conocimiento para identificar qué es cierto y que no. Pero Internet no siempre ha sido nuestra principal fuente de aprendizaje. Antes de los ordenadores, la bibliotecas era el lugar donde ir a aprender. Y aunque no había la misma cantidad de información, ya que los libros ocupan espacio, precisamente eso obligaba a cuidar la selección de la oferta disponible.

Con la llegada de Internet, tenemos acceso a más información que nunca y, sin duda, esto ha tenido un impacto masivo en las bibliotecas. Un ejemplo: en la última década, el uso general de las bibliotecas en Gran Bretaña ha disminuido en un 30% y cientos de bibliotecas han cerrado.

Sin embargo, a pesar de la facilidad del acceso a la información a través de Internet, siguen siendo necesarios espacios comunitarios, no comerciales, para el descubrimiento, el aprendizaje y la existencia. Las bibliotecas son una institución pública vital y proporcionan una infraestructura social de convivencia que vale la pena conservar.

Siguiendo esta línea de reflexión, desde la “think tank” inglesa Doteveryone se plantearon si las bibliotecas podrían ser parte de la construcción de un Internet mejor y más justo para todos. Y centraron su investigación en dos aspectos: qué representan las bibliotecas y cómo éstas pueden ayudarnos a vivir en una sociedad digital.

 

Las bibliotecas como espacios activamente neutrales

En el mundo digital en que nos encontramos, el primer reto es mantenerse neutral, sin dejar de ser activo. En la práctica, esto se traduce en preocuparse por el usuario y el entorno sin mostrar ideologías.

La realidad de las bibliotecas a día de hoy es que los libros son cada vez menos importantes para el individuo, que las bibliotecas son instituciones del siglo XIX en el siglo XXI y que, para mantenerlas vivas, necesitan ser universales, por lo que hay que descubrir y fortalecer su valor contemporáneo, o morirán.

De la investigación de Doteveryone, se desprende, por una parte, que hacen falta nuevas bases sobre qué son las bibliotecas y cuáles son sus funciones, y, por la otra, que se debe reorientar el papel y la profesión del bibliotecario. Entre otros aspectos, las bibliotecas podrían ser utilizadas como espacios para las habilidades digitales y la comprensión, seguridad de los datos locales o convocatoria de la comunidad.

Cómo las bibliotecas pueden ayudar a Internet

Algunas ideas sobre cómo las bibliotecas podrían ayudar a mejorar Internet:

– Hacer que Internet sea más útil: las bibliotecas pueden dar al usuario las herramientas básicas que necesita para acceder a Internet (hardware y/o conexiones a Internet) y proporcionar acceso seguro al mismo, ya que sus ordenadores no rastrean datos personales. Por otro lado, los bibliotecarios podrían ayudar a construir la comprensión digital, ya que podrían ayudar a las personas a entender sus derechos digitales y a ser expertos en cómo proteger sus huellas digitales.

– Hacer que Internet sea más responsable: las bibliotecas pueden cuidar la información. Y, a medida que avanzamos en un mundo cada vez más digitalizado, parece lógico que las bibliotecas puedan convertirse en los lugares donde se guarden todos los archivos, desde documentos políticos hasta medios de comunicación. Las bibliotecas pueden ayudar a separar el hecho de la ficción y los bibliotecarios, preocupados desde siempre por la seguridad de la información, podrían ser los más capacitados para llevarlo a cabo.

– Haciendo Internet más inclusivo: las bibliotecas se presentan como un espacio idóneo para la distribución de información de la comunidad. Además, pueden ayudar a desarrollar habilidades digitales básicas facilitando que la gente se conecte a la red y enseñándola a hacerlo.


¿El siguiente paso?
Según Doteveryone, las bibliotecas deben aprender a hablar más sobre sí mismas, de su posición como institución para proporcionar servicios y espacios que reflejan las necesidades cambiantes del público, y de su papel como infraestructura social vital que conecta a las personas entre sí.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR