Archivo de tag tendencias

Ene
14

10 tendencias para nuestras bibliotecas

El número de usuarios de las bibliotecas cada vez se incrementa más y es que, según los datos del Instituto
Nacional de Estadística (INE), los usuarios inscritos en las mismas crecieron un 7% entre los años 2012 y 2014, una cifra que invita al optimismo y que indica que las bibliotecas están aguantando el tipo.

Sin embargo, el reto sigue siendo innovar y explorar con nuevos elementos.Algunos de esos métodos o tendencias se explican de manera detallada en el ‘Informe Prospectiva 2020: las diez áreas que más van a cambiar en nuestras bibliotecas en los próximos años’.
Este documento es el resultado del Grupo Estratégico para el Estudio de Prospectiva sobre la Biblioteca en el Nuevo Entorno Informacional y Social y pretende precisamente dar ideas estratégicas y proponer nuevas posturas para que las bibliotecas no se queden atrás en el tiempo y se adapten a las nuevas exigencias y a las futuras demandas de los usuarios.En el informe se habla de 10 tendencias comunes para todos los tipos de bibliotecas con el objetivo de marcar su camino, incluidas amenazas y oportunidades. Las tendencias son las
siguientes:

  1. La gestión de las bibliotecas deberá flexibilizarse y sus actuaciones deberán integrarse más en las finalidades de las instituciones a las que sirven. Hay dos palabras que se perfilan como claves en el futuro de las bibliotecas: transversalidad y cooperación. La gestión administrativa debe ser más flexible y posibilitar la toma de decisiones en un contexto de cambios.
  2. Una mayor cooperación y colaboración ampliará el papel de la biblioteca dentro y fuera de la Institución. La biblioteca debe ser a la vez autónoma y participativa, fomentar su carácter único y ser complementaria de las otras. Con la cooperación se consigue un ahorro en los costes de las adquisiciones y prestación de servicios; aumento de la calidad; mejora de los servicios; fortalecimiento de la imagen y ayuda profesional.
  3. Los recursos públicos serán escasos y las bibliotecas deberán encontrar nuevas estrategias de ahorro y financiación.
  4. Los profesionales deberán tener perfiles flexibles y cambiantes y las bibliotecas necesitarán personal con conocimientos diversos. Todos los profesionales de las bibliotecas aportan valor y deben tener presencia activa en la institución. También será preciso reforzar el papel del personal bibliotecario y reivindicar el perfil de los profesionales de la información.
  5. Las bibliotecas deben reforzar su función de crear comunidades. Las bibliotecas deberán identificar las necesidades del usuario, adaptarse a ellas y crear nuevos servicios. También deberán prestar mayor atención a la información minoritaria y única (colecciones especializadas, informaciones locales…)
  6. Bibliotecas ágora o como tercer lugar. Las bibliotecas serán concebidas como punto de encuentro y como espacios sociales de desarrollo del conocimiento y proporcionar oportunidades para la socialización, el intercambio y la participación.
  7. Los espacios de las bibliotecas serán flexibles, acogedores y sociales. Las bibliotecas dedicarán amplias zonas a facilitar el encuentro, el trabajo colaborativo y la comodidad del usuario. También contarán con tecnología actualizada y suficiente para la creación y producción.
  8. La educación, el aprendizaje y las habilidades serán clave de la misión de las bibliotecas. Un papel
    importante de las bibliotecas será el de apoyar a los emprendedores y realizar una gran labor en la búsqueda de empleo.
  9. Servicios que se adapten a una realidad digital. Las bibliotecas ofrecerán un servicio personalizado y se crearán contenidos digitales para difundir. Se desarrollarán una serie de herramientas y servicios tecnológicos y de Internet, tales como: desarrollo de webs de bibliotecas, utilización de redes sociales y entornos 2.0, servicios para dispositivos móviles o creación de contenidos.
  10. Estrategias innovadoras para gestionar fuentes y colecciones híbridas. Sólo tendremos ebooks si podemos gestionarlos dentro de nuestras colecciones. Habrá una apuesta por el Open Access a la información científica.

En definitiva, unas tendencias que pretenden reconvertir a las bibliotecas en espacios culturales importantes
y de referencia para todos los usuarios. Este decálogo, que se espera que se cumpla íntegro para el año 2020, comporta la implicación de todos (profesionales y usuarios) y es, sin duda, una apuesta arriesgada pero a la vez
necesaria para las bibliotecas.


booktube
Abr
28

“Booktubers”, otra forma de hacer crítica literaria

Desde su aparición,
YouTube ha ido adquiriendo un peso cada vez mayor en internet y ha sido la cuna
de diversos fenómenos que han alcanzando una gran popularidad
, como artistas demúsica amateur que han llegado a la fama gracias a sus canales, “youtubers” que
se dedican profesionalmente a grabar videos de entretenimiento sobre diversas
temáticas para la plataforma, o videojugadores que comparten sus partidas con
millones de seguidores.
Parece, pues, que sólo
era una cuestión de tiempo hasta que los jóvenes lectores se dejaran seducir

por este medio de comunicación para crear una comunidad en torno a su  pasión.
El fenómeno
“booktuber”, así se denominan estos bibliófilos, tiene su cuna, como casi
siempre en estos casos, en Estado Unidos, pero ya está presente en multitud de
países, incluido el nuestro, donde canales como “El coleccionista de mundos”, del
joven Sebas G. Mouret, acumula ya más de 100.000 suscriptores.
Su éxito radica en
el tú a tú, el trato directo y sincero con su audiencia, además de la pasión y
el desenfado que ponen en todos sus videos, una actitud radicalmente opuesta a
lo que tradicionalmente se entiende como una crítica literaria y que ha
conectado con una audiencia joven y habituada al consumo de contenido
audiovisual
.
A pesar de que las opiniones,
críticas y reseñas son el elemento principal de estos canales, no sólo de ellas
se nutren estos entusiastas. A su alrededor han sabido desarrollar una serie de
juegos o actividades que involucran a sus seguidores y a otros “booktubers”,
creando una potente comunidad de lectores
.
Se trata de los “booktags”, vídeos en los que el “booktuber” propone preguntas y retos sobre una
temática para que sus seguidores respondan y comenten; los “wrap up”, piezas en
las que resumen las lecturas que han realizado durante el último periodo de
tiempo; las “bookshelf tour”, grabaciones en las que realizan recorridos a
través de sus cargadas estanterías mostrando orgullosamente su colección de
libros; las “tbr” (to be read), listas
de lecturas pendientes de leer próximamente; las quedadas virtuales; etc.
Este grupo de
amantes de los libros no ha pasado inadvertido a las editoriales
que,
conscientes de la fuerte influencia que ejercen estos prescriptores literarios
sobre el segmento de jóvenes lectores, han apuntado sus armas de marketing
hacia ellos y ya les envían sus últimas novedades para que sean reseñadas y,
con un poco de suerte, se conviertan en un nuevo best-seller.
Éste es uno de los
factores que más temores despierta, el hecho de que las editoriales acaben
ofreciendo importantes incentivos a los “booktubers” para que recomienden sus
títulos, lo que atacaría a la credibilidad de la comunidad, afectando uno de
los pilares de este fenómeno, aunque ellos niegan que se produzcan estas
prácticas.
Sea como sea, lo que
parece claro es que esta tendencia está ayudando a un creciente número de
jóvenes a despertar su gusto por la lectura y a compartirlo con la comunidad de
una manera que les resulta natural
, a través de un trabajado contenido audiovisual
y de las redes sociales. A pesar de lo que algunas personas puedan pensar, esta
manera de entender la literatura es igual de válida que otras y totalmente
compatible con otros formatos de crítica literaria. Al fin y al cabo, lo
importante, es leer
.
Fuentes:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR